f

La sensación térmica ayuda a ahorrar energía

Aunque no disponga de la calefacción por suelo radiante convencional, no tiene por qué renunciar a la comodidad y el lujo del calor en el suelo. Tanto en las construcciones nuevas como en las reformadas, los pies helados son cosa del pasado gracias de la calefacción por suelo radiante RMS. Es ideal para templar las habitaciones de los niños, los baños, cocinas, salones, invernaderos, viviendas de vacaciones, casetas de jardín, oficinas, salas de exhibiciones y ventas, sobre todo allá donde se requiera confort y una temperatura ambiente agradable.

Calor a medida

La calefacción por suelo radiante no es visible y se regula mediante un termostato eléctrico. La emisión de calor (calor radiante) en grandes superficies permite conseguir una temperatura ambiente muy agradable y confortable en toda la superficie del suelo. Por ello, la temperatura de la estancia puede reducirse en 1° - 2° C, conservando la misma sensación de calor que el resto de sistemas de calefacción y radiadores convencionales. El control electrónico independiente permite una regulación de ambientes individuales y elegir la temperatura según el tiempo que se use. De esta manera se ahorra dinero y se contribuye a proteger el medioambiente.

Higiénica y sana

Los alérgicos al polvo pueden respirar, en el más estricto sentido de la palabra, ya que gracias al suave calor radiante tan sólo hay una mínima diferencia de temperatura entre el suelo y el techo.
Esto implica un menor movimiento del aire y con ello un transporte menor de polvo y una menor perturbación. Las bacterias, moho y ácaros difícilmente pueden sobrevivir sobre la superficie templada del suelo, ya que el calor elimina la humedad del suelo.

Por ello la calefacción por suelo radiante RMS es altamente recomendable para alérgicos. También es beneficiosa para la salud de los niños, ya que durante sus primeros años pasan mucho tiempo en el suelo.

Libre disposición

La calefacción por suelo radiante RMS no es visible, y lo que ofrece muchas ventajas a los arquitectos y constructores. Ya que no existe ningún radiador que obstaculice la libre disposición de las estancias, se maximiza su aprovechamiento. Todas las superficies de las paredes quedarán libres para decorarlas como se desee.

Otra ventaja de la calefacción por suelo radiante RMS que no debe subestimarse es el aumento de valor que aporta, puesto que el valor comercial de los inmuebles con calefacción por suelo radiante suele superar por lo general a otras viviendas con calefacción convencional de similares características.

Fácil instalación

Los elementos térmicos incluidos en la calefacción por suelo radiante RMS pueden colocarse fácilmente sin grandes obras y sobre una base adhesiva. Cortando la malla de soporte se puede adaptar la distribución a todas las estancias de forma flexible.