f
Ventajas en cuanto a los gastos de calefacción

La energía procedente de los enchufes es por lo general la más cara, aunque si se utilizan termostatos, la calefacción eléctrica puede llegar a ser sumamente económica. El gasto dependerá fundamentalmente, al igual que en el resto de calefacciones, del aislamiento térmico de la casa, así como de los hábitos de uso.

  • En comparación con otros sistemas de calefacción, los gastos de inversión en la calefacción eléctrica por suelo radiante pueden ser mínimos.
  • Si se colocan elementos térmicos aislados pueden calentarse zonas concretas. Cada superficie puede conectarse por separado.
  • El consumo energético de 160W por m² tan sólo se da durante la fase de calentamiento.
  • Cuando el suelo ha alcanzado la temperatura deseada, el regulador activado detiene la calefacción. Si la calefacción por suelo radiante bajara 0,4°C, ésta volverá a encenderse de nuevo.
  • Para superar los 0,4°C tan sólo se necesitan de 10 a 15 W, para llegar así a conseguir el mismo calor en el suelo.
  • Gracias al calor de la calefacción por suelo radiante, los radiadores clásicos utilizan mucho menos aceite o gas. Y esta es otra ventaja más de ahorro.
  • Si el suelo alcanzara la temperatura deseada por radiación solar u otras fuentes de calor, la calefacción por suelo radiante se apaga. Con ello tampoco se utiliza electricidad alguna